Tatuajes y Sol. Cuidado y Protección.

Cuando yo me hice mi primer tatuaje era difícil encontrar información sobre tatuajes y su cuidado. Pero para poder lucir un tatuaje en “cinemascope” debemos tener unos cuidados básicos-

Yo tenía 17 años cuando decidí hacerme mi primer tatuaje, y no se me ocurrió mejor fecha que pleno agosto para hacerme la obra de arte. Yo solo era capaz de imaginar en lo bien que luciría mi tobillo, pero no pensé en todos los cuidados que requiere para poder lucir el tatuaje en las mejores condiciones toda una vida.

Una de las mayores amenazas para nuestro tatuaje es la luz solar directa. La exposición constante de un tatuaje de colores puede ocasionar la decoloración e incluso daño en la piel de la zona tatuada. Además el propio tatuaje absorbe una mayor cantidad de energía solar, debido a su pigmentación, lo que produce deshidratación y daños en la piel, afectando también el color y la definición del tatuaje.

Primero debemos diferenciar las dos etapas de un tatuaje:

1-  Etapa de cicatrización: No debemos olvidarnos que un tatuaje es una herida en las capa más profunda de la piel, la dermis, por lo que debemos tratarla como tal y mantener una higiene y unos cuidados adecuados.

2- Etapa de conservación del tatuaje.
Si queremos evitar la decoloración de nuestro tatuaje debemos tener en cuenta unos simples consejos:

Debemos aplicar el protector solar todos los días, independientemente de si nos acompaña la lluvia o el sol. Los rayos ultravioleta por desgracia trabajan los 365 días del año y pueden estropear la pigmentación de nuestro tatuaje. Nosotros solemos recomendar protectores solares específicos como Ladival Tatuajes que tiene un protección solar 50, Provitamina B5 (pantenol), Vitamina E y aceites nutritivos. Este producto cuida de que nuestro tatuaje esté en las mejores condiciones para ello nos protege frente a la radiación Ultravioleta A y B e Infrarrojo A, y también cuida y potencia el color del tatuaje aportando elasticidad y definición al dibujo, ayudando a cicatrizar, regenerar e hidratar profundamente la piel tatuada.

Es importante reaplicar la protección solar cada dos o 3 horas o tras nuestro baño playero. Yo soy la primera que me mata la pereza a la hora de volver a untarme de crema, pero un tatuaje es para toda la vida (en principio) y depende solo de nosotros lucir una obra de arte.

Mantener la zona del tatuaje hidratada nos va a garantizar una mejor conservación del tatuaje y que no se decolore. Por lo que es importante utilizar una buena crema hidratante sobretodo ahora que empieza la época estival y nuestras pieles se resecan mucho más.

Este verano a lucir tatuaje de manera Saludable.

Tamar Troncoso Rego
Titular Fcia. Rego Lodos
Postgrado en Dermofarmacia

Deja un comentario

Menú
WhatsApp WhatsApp