Los 5 errores más comunes en el cuidado del pelo graso

Si tienes el pelo graso y no consigues controlar el exceso de sebo en tu cuero cabelludo quizás estés cometiendo uno de los 5  errores más comunes en los cuidados del cabello graso.

Frecuencia de lavado

Existe el falso mito de que si lavas el pelo muy a menudo se va a ensuciar y estropear más. Esto no es cierto si utilizas los productos adecuados. De hecho, en un pelo graso es importante mantener el cuero cabelludo limpio y sin exceso de sebo ya que un exceso de sebo mantenido en el tiempo  puede acabar ahogando el folículo y desencadenar en una caída capilar ó en dermatitis seborreica. Lávalo siempre que lo sientas sucio, si es necesario a diario, no pasa nada, si eliges el champú adecuado.

Usar productos inhadecuados

El champu de tratamiento (el que te va a reducir la producción excesiva de sebo) no debes usarlo más de 2 días en semana. Estos champús deben incluír activos que regulen la grasa como curbicea, sabal,zinc… Los  demás días tienes que lavarte con un champú suave. Puedes combinarlo con un champú que te aporte volumen si tienes el pelo muy fino ó con uno para fortalecer el cabello, por ejemplo.

Si quieres espaciar los lavados siempre puedes usar los champús en seco, te ayudarán a evistsr el lavado, al menos, medio día.

Frotar la fibra capilar:

Estamos muy acostumbrados a lavar la fibra creyendo que el problema esta en el pelo y no en el cuero cabelludo. El champú se aplica en el cuero cabelludo, se frota el cuero cabelludo y la fibra capilar se lava por arrastre pero no se frota.

Lavar el pelo con agua caliente:

La temperatura a la que pones el agua para lvarre el pelo es otro de los errores más habituales a la hora de tratar el “pelo graso”. El agua muy caliente puede llevarte a producir más grasa. Lo ideal es usar agua tibia y, si es posible, hacer el aclarado con agua fría que, además, te dejará el pelo más brillante.

Abusar de productos de acabado

En la medida de lo posible evita usar productos como lavas, espumas, abusar de planchas o secador. Aunque este punto probablemente es el más complicado a la hora de cumplir, si usas sexador, por ejemplo, evita mantenerlo durante “mucho tiempo” en la misma zona para evitar sobre alentar el foliculo y despertar la producción de sebo como mecanismo de defensa.

Si te has quedado con ganas de más TIPS haz click para leer y releer la rutina perfecto para un cuero cabelludo graso

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Menú
WhatsApp WhatsApp