Los 4 Errores más frecuentes en una piel grasa

En esta ocasión he decidido hablarte esos errores que son los más frecuentes, esos en los que solemos caer todas las que tenemos piel grasa y/o con tendencia acnéica.

1.- El limpiador:

Seguro que alguna vez has pensado que cuanto más tirante te deje la piel el gel de limpieza mejor te va a eliminar la grasa.

Esto es un error, sí que es cierto que la limpieza ideal para una piel grasa es un limpiador que tengas que retirar con agua, pero no necesariamente tiene que ser con el gel más agresivo que exista para tu piel.

Existen también aceites y/o bálsamos que puedes usar aunque tengas una piel grasa “la grasa arrastra la grasa”.

Por tanto, un limpiador demasiado astringente no es el la mejor opción para una piel grasa. Ya que la “grasilla” también tiene una acción protectora y debe (dentro de unos niveles) estar ahí.

2.- Tu hidratante:

Otro error muy común es pensar que no necesitas hidratar tu piel porque ya tiene mucha grasa.

Una piel grasa necesita, al igual que una piel seca, hidratarse porque que tengas una piel grasa no significa que tengas una piel hidratada. Es distinto agua que grasa. Eso lo tenemos claro las dos.

Y el síntoma más claro de que tu piel está deshidratada es la sensación de tirantez que notas después de la limpieza ó durante el día.

La grasa no es hidratación así que debes procurar hidratar cada día tu piel porque si usas demasiados productos para eliminar grasa, para regular la producción de grasa… lo que estás haciendo con tu piel en realidad es hacerle que produzca más grasa porque la piel no sabe producir agua pero si sabe producir “grasa”.

En cuanto a tu hidratante, procura elegir siempre texturas ligeras: geles ó cremigeles para que no se te hagan demasiado densas a la hora de aplicarlas y procura evitar los activos oclusivos, los que no dejan transpirar a tu piel.

3.-  La protección solar:

Todas las pieles deben protegerse de las radiaciones (UVB, IVA, IR y luz visible).

Y cuando digo todas también incluyo la piel grasa. La grasa por desgracia no es capaz de protegernos de los daños del sol. (ya podía tener una parte positiva)

Seguro que te cuesta encontrar una protección solar que te resulte cómoda, a veces es cuestión de ir probando.

Lo mejor es que procures usar protecciones solares oil free (no llevan aceites y te resultarán menos “pringosas” a la hora de aplicarlas), toque seco (para que no te aporten esos horribles brillos que aportan la mayoría de las protecciones solares) y texturas gel y/o fluido.

4- Tratamiento  de noche:

Este quizás sea el error menos usual en piel grasas. Pero por si tú eres unas de las que lo cometen no vamos a dejar de hablar de él.

Si eres de la que por el día centras tu tratamiento en barrer y limpiar la grasa de tu piel al puro estilo “Don Limpio” tienes que saber que el mejor momento del día para hacer esto es por la noche.

La piel por la noche es cuando se regenera y es ahí donde debemos echarle una mano. Es decir, es el momento ideal para, AHA´s, BHA y todos los transformadores de la biblia skincare (salicílico, glicólico, azelaico…) Un dato importante es, que no es necesario utilizarlos todos.

Y de regalo te voy a dejar un TIP que puede salvar tu cara, generalmente todos los productos que regulan la producción de grasa, tienden a deshidratar la piel, de ahí la importancia de hidratar tu piel durante el día.

La piel grasa también es una condición, no la maltrates usando productos que no la cuidan ni la castigues sacándole lo que necesita. Y recuerda cuidarla, no solo se debe hacer por belleza sino por salud, nuestra piel es nuestra primera barrera de defensa.

 

Deja un comentario

Menú
WhatsApp WhatsApp