Como hacer correctamente el Ritual Saho o *Doble Limpieza Facial*

La importancia de una buena limpieza facial para tener una piel sana y bonita es esencial a cualquier edad. El método de limpieza por excelencia es la asiática y podemos ver los resultados en sus pieles jóvenes y perfectas de porcelana.

Para empezar, hemos de decir que en una rutina facial, la limpieza es una de las partes más importantes, tanto para que los cosméticos que aplicamos a continuación funcionen, como para prevenir el envejecimiento y posibles problemas de piel, pues una piel sucia no presenta las condiciones idóneas para recibir un producto de calidad.
Y, ¿por qué escoger la limpieza asiática y no la normal? Nuestra piel tiene varios tipos de suciedad que no pueden ser arrastrados por una simple agua micelar, por ejemplo. Las secreciones sebáceas, las céluas muertas , el maquillaje, … no tienen la misma base, ya una parte son oleosas o grasas y otras acuosas, es por ello que necesitamos productos afines a cada tipo de suciedad para que pueda ser eliminada por completo.

1º PASO: ACEITE LIMPIADOR O DESMAQUILLANTE

Con este primer paso, vamos a desmaquillar la piel y a eliminar las sustancias grasas que se encuentran adheridas a la misma como mauillaje, restos de secreción sebácea, protector solar, etc, y lo haremos de la siguiente forma:
1º. Depositamos 2 o 3 pulsaciones de aceite en la palma de mano que calentaremos unos segundos para después masajearlo suavemente en la piel seca.
2º. A continuación, humedecemos las manos y masajeamos de nuevo, hasta convertir el aceite en una emulsión blanquecina que aclararemos con abundante agua tibia.

2º PASO: GEL LIMPIADOR, MOUSSE O LECHE LIMPIADORA

Aquí podemos escoger el que más se adapate a nuestro tipo de piel. Es importante que el gel o mousse no tengan jabón para que no reseque la piel.
Este segundo paso de la limpieza asiática. estamos eliminando sustancias tales como células muertas, restos de polución y contaminación, etc, y lo haremos así:
1º. Con la cara humedecida del paso anterior, aplicamos la cantidad necesaria de producto en las manos y masajeamos la piel, insistiendo en los pliegues, y aclaramos con sufieciente agua tibia.
2º. Secamos la piel suavemente.

3º PASO: LOCIÓN TONIFICANTE O TÓNICO

De este paso nos olvidamos a menudo porque parece que no importa, pero todo lo contrario. El tónico prepara nuestra piel para reb¡cibir el posterior tratamiento y que este funcione mejor, además de cerrar el poro e hidratar nuestra piel.
Para aplicarlo, vertemos unas gotas en un disco de algodón y lo aplicamos a toquecitos por toda la cara, cuello y escote.
Y [email protected] para aplicar vuestro producto favorito!

Os dejo los tres productos favoritos de mi rutina asiática:
Reinassance Cleansing Gel Oskia
2º Espuma Limpiadora Intral Darphin
Loción Tónica Caudalie

Y [email protected], ¿ya conocéis la rutina de limpieza asiática? ¿Cuáles son vuestros productos favoritos?

Silvia Edrosa Rodriguez

Dermoconsejera Farmacia Rego Lodos

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp WhatsApp