Soluciones para el estrés y la ansiedad

Llevamos unos meses inmersos en una situación drástica; cambios en el estilo de vida, noticias negativas la mayor parte del tiempo, situaciones personales complicadas, etc.

Todo esto sumado al confinamiento que hemos pasado y que, valga la redundancia, nos ha pasado factura, hace que sea habitual hablar del estrés y la ansiedad a la que estamos sometidos.

Es por ello que hablando con mis compañeras hemos decidido hacer este post para aclarar un poco qué es el estrés, qué tipos de estrés conocemos, cómo nos puede afectar psicológica y físicamente y qué complementos tenemos en la farmacia que nos pueden ayudar.

¿Qué es el estrés?

Es un fenómeno adaptativo y necesario para vivir, gracias al estrés hemos podido avanzar como sociedad y hemos conseguido resolver problemas a priori “imposibles”.

Hay numerosos factores estresantes, estos pueden clasificarse en factores estresantes externos e internos.

  • Externos: Haber vivido una situación de pérdida, vivir en una ciudad con mucha polución, una ruptura, etc.
  • Internos: Algunas enfermedades o patologías, haber sido sometidos a una cirugía importante, etc.

Es importante conocerr los diferentes tipos de estrés ya que no es lo mismo estar estresado porque te va a atacar un león que estarlo cuando no hay león.

Por ello vamos a diferenciar entre:

Estrés tipo eustrés: Es un fenómeno adaptativo, es el llamado “estrés positivo”, es un estrés que nos motiva, que nos da energía… Para hacernos una idea, es el estrés que siente un deportista antes de empezar una competición o el que sentimos antes de un examen importante, va a ser este eustrés el que va a hacer que estudiemos más horas de lo normal, el que nos hace madrugar, el que nos motiva para aprobar… Gracias a este tipo de estrés somos capaces de solucionar problemas, de avanzar o de salir victoriosos de una situación peligrosa.

Sin embargo en algunas circunstancias vamos a sufrir Distrés. Este tipo de estrés es conocido como “estrés negativo” y en muchas ocasiones va a ir acompañado de manifestaciones físicas, conductuales o/y cognitivas, es decir, en muchos casos el distrés provoca taquicardia, alteraciones gastrointestinales, hace que llevemos a cabo una conducta diferente(por ejemplo dejar de comer o comer más de lo habitual y de forma compulsiva), puede hacer que nos cueste concentrarnos más de la cuenta(que una tarea que normalmente hacemos en dos minutos pasemos a hacerla en horas)o que tengamos alteración en la memoria y a la hora de retener cosas y conceptos.

Es importante tener en cuenta que un eustrés mantenido en el tiempo puede degenerar en un distrés. Por ejemplo si un deportista tiene una competición dentro de un mes estará motivado, tendrá esa energía extra que le proporciona el eustrés para afrontar la competición pero si la competición es dentro de dos años tiene muchas papeletas de que ese eustrés evolucione y pase a ser distrés con las manifestaciones que ya hemos comentado.

Mención aparte para la ansiedad. La ansiedad no es un fenómeno adaptativo. No la necesitamos para avanzar, ni para estar motivados, ni para solucionar un problema. En términos generales la ansiedad suele aparecer cuando nos anticipamos de forma aprehensiva a un peligro o desgracia futura. Siguiendo el ejemplo antes mencionado del deportista podríamos decir que la ansiedad puede desencadenarse cuando esta persona en vez de centrarse en el día de la competición se centra en pensar que va a perder la competición, que no se ha preparado lo suficiente, qué va a pasar una vez que pierda, etc.

Pese a que las manifestaciones pueden ser a priori parecidas a las del estrés es importante destacar que la ansiedad es un problema que debe tratarse con un especialista ya que abarca infinidad de estados, emociones y conductas que muchas veces no son tangibles ni objetivas, s epor ello que aunque desde la oficina de farmacia podamos ayudar en el proceso debemos asegurarnos de que hay un tratamiento psicológico, psiquiátrico y/o conductual de base.

¿Cómo podemos ayudar a paliar el estrés? Del mismo modo que hay varios tipos de estrés existen también diferentes complementos específicos para cada caso, si bien es cierto que lo aquí expuesto es una forma general de hablar, es importante estudiar cada caso.

A modo de ejemplo, dentro de los complementos que nos pueden ayudar en el estrés positivo o eustrés nos encontramos con los denominados “adaptógenos”, actualmente el término adaptógeno viene siendo utilizado para describir una serie de sustancias naturales que tienen la capacidad de normalizar las funciones del cuerpo y fortalecer los sistemas comprometidos por el estrés. Es decir, son sustancias que ponen en marcha el sistema de defensa y ayudan al organismo a adaptarse a las situaciones de estrés minimizando su impacto.

Existen multitud de plantas adaptógenas que van a ayudarnos a sobrellevar este estrés positivo den entre las que destaco la Rhodiola, también denominada «raíz de oro» o ginseng de Siberia, es muy común en el norte de Europa y en las regiones montañosas de Europa y Asia. La rhodiola permite al organismo adaptarse más fácilmente a distintas situaciones. Ideal para ayudar a afrontar periodos de estrés (exámenes, competiciones, intranquilidad…), además la rhodiola también se utiliza para favorecer la relajación y recuperar la calma y la serenidad.

Pese a que su toxicidad es muy baja no está recomendada en pacientes tratados con benzodiazepinas ni en hipertiroidismo.

¿Quieres ver más sobre un producto con Rhodiola?  Vitango 30 comprimidos

 

Por su parte, a la hora de buscar un ejemplo de un complemento que nos ayude a mejorar el distrés o estrés negativo me decanto más por otra molécula. El GABA. El GABA o Ácido Gamma Aminobutírico es un aminoácido que actúa como el neurotransmisor inhibidor más frecuente del Sistema Nervioso Central. Desempeña el papel principal en la reducción de excitabilidad neuronal a lo largo del sistema nervioso. Dicho de otro modo, tiene un efecto tranquilizante sobre el sistema nervioso central. Es por ello que puede resultar muy beneficioso cuando hablamos de un estrés crónico mantenido en el tiempo.

¡Ojo! El GABA actúa en el mismo receptor que las benzodiazepinas y que el alcohol, en caso de estar ya con un tratamiento de benzodiazepinas o ser consumidores de alcohol este aminoácido está totalmente contrindicado.

Como siempre comento en estos posts, lo aquí expuesto es únicamente una forma de ayudaros a entender un poquito más lo que ocurre en nuestro organismo en diferentes circunstancias, es importante(y más en el tema que hemos tratado hoy)que ante la presentación de alguno de los síntomas o sensaciones antes mencionadas acudáis a la farmacia y nos contéis vuestro caso en concreto ya que cada persona es un mundo, no todas los complementos son adecuados para todos y, por supuesto, en muchos casos están contraidicados(sobre todo si tomamos algún otro tipo de medicación, ya que puede haber interacciones). ¿Por qué todo este rollo? Porque estamos aquí para ayudaros, para que nos preguntéis y comentéis todo aquello que os preocupa y poder así ayudaros de forma personalizada, ya sea con un complemento de este tipo o con una derivación al médico o especialista. No dudéis en preguntarnos.

Espero que este post os haya ayudado a entender un poco mejor todo lo relacionado con el estrés. Cualquier duda, pregunta o sugerencia será atendida con ilusión.

____________________________________
Bibliografía:

https://www.apa.org/centrodeapoyo/tipos#:~:text=El%20manejo%20del%20estr%C3%A9s%20puede,Analicemos%20cada%20uno%20de%20ellos.

https://psicologiaymente.com/clinica/tipos-de-estres

https://www.vademecum.es/principios-activos-rhodiola+rosea+exto.-a13a+m7

https://www.laboratoire-optim.es/la-rhodiola-rosea-monografia/

https://www.cienporciennatural.com/profesionales/articulos/adaptogenos/prof

https://www.arkopharma.com/es-ES/3-plantas-adaptogenas-que-debe-conocer

Deja un comentario

Menú
WhatsApp WhatsApp