Como hacer correctamente el Ritual Saho o Doble Limpieza Facial

La importancia de una buena limpieza facial para tener una piel sana y bonita es esencial a cualquier edad. El método de limpieza por excelencia es la asiática y podemos ver los resultados en sus pieles jóvenes y perfectas de porcelana.

Para empezar, hemos de decir que en una rutina facial, la limpieza es una de las partes más importantes, tanto para que los cosméticos que aplicamos a continuación funcionen, como para prevenir el envejecimiento y posibles problemas de piel, pues una piel sucia no presenta las condiciones idóneas para recibir un producto de calidad.
Y, ¿por qué escoger la limpieza asiática y no la normal? Nuestra piel tiene varios tipos de suciedad que no pueden ser arrastrados por una simple agua micelar, por ejemplo. Las secreciones sebáceas, las céluas muertas , el maquillaje, … no tienen la misma base, ya una parte son oleosas o grasas y otras acuosas, es por ello que necesitamos productos afines a cada tipo de suciedad para que pueda ser eliminada por completo.

1º PASO: ACEITE LIMPIADOR O DESMAQUILLANTE

Con este primer paso, vamos a desmaquillar la piel y a eliminar las sustancias grasas que se encuentran adheridas a la misma como mauillaje, restos de secreción sebácea, protector solar, etc, y lo haremos de la siguiente forma:
1º. Depositamos 2 o 3 pulsaciones de aceite en la palma de mano que calentaremos unos segundos para después masajearlo suavemente en la piel seca.
2º. A continuación, humedecemos las manos y masajeamos de nuevo, hasta convertir el aceite en una emulsión blanquecina que aclararemos con abundante agua tibia.

2º PASO: GEL LIMPIADOR, MOUSSE O LECHE LIMPIADORA

Aquí podemos escoger el que más se adapate a nuestro tipo de piel. Es importante que el gel o mousse no tengan jabón para que no reseque la piel.
Este segundo paso de la limpieza asiática. estamos eliminando sustancias tales como células muertas, restos de polución y contaminación, etc, y lo haremos así:
1º. Con la cara humedecida del paso anterior, aplicamos la cantidad necesaria de producto en las manos y masajeamos la piel, insistiendo en los pliegues, y aclaramos con sufieciente agua tibia.
2º. Secamos la piel suavemente.

3º PASO: LOCIÓN TONIFICANTE O TÓNICO

De este paso nos olvidamos a menudo porque parece que no importa, pero todo lo contrario. El tónico prepara nuestra piel para reb¡cibir el posterior tratamiento y que este funcione mejor, además de cerrar el poro e hidratar nuestra piel.
Para aplicarlo, vertemos unas gotas en un disco de algodón y lo aplicamos a toquecitos por toda la cara, cuello y escote.
Y list@s para aplicar vuestro producto favorito!

Os dejo los tres productos favoritos de mi rutina asiática:
Reinassance Cleansing Gel Oskia
2º Espuma Limpiadora Intral Darphin
Loción Tónica Caudalie

Y vosotr@s, ¿ya conocéis la rutina de limpieza asiática? ¿Cuáles son vuestros productos favoritos?

Silvia Edrosa Rodriguez

Dermoconsejera Farmacia Rego Lodos

tamar-troncoso-rego
Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *