Noticias en Categoria

Veterinaria

Limpiar correctamente los oídos a tu mascota es muy importante. El oído es uno de los sentidos más desarrollados de los perros. Nuestras mascotas caninas utilizan este sentido para su supervivencia, por eso es importante mantener una buena higiene del oído, para evitar cualquier tipo de infección. Si quieres a tu mascota sigue leyendo porque hoy te voy a contar todo lo que necesitas saber para mantener una correcta higiene de los oídos de tu mascota.

Primero voy a  presentarme. Mi nombre es Nacho, soy adiestrador canino y amante de los perros desde hace muchos años y voy a compartir con vosotros esta sección  del blog de la Farmacia Rego Lodos.

¿Cómo es el oído de un perro?

Aunque la forma de  la oreja  varía de una raza a otra,  la anatomía y el funcionamiento del oído medio e interno es siempre igual.

El oído externo está formado por el pabellón auricular, y el conducto auditivo externo. Los perros tienen una gran movilidad en el cartílago auricular para poder orientar el sonido hacia el tímpano como si de una antena se tratase.

El oído medio e interno: El canal del oído canino tiene forma de L, baja de manera vertical hacia la mandíbula y luego realiza un giro de casi unos 90 grados para dirigirse hacia el tímpano.

Todas las partes del oído juegan un papel muy importante en la transmisión del sonido (oreja, canal, tímpano y el oído medio e interno).

Estas estructuras son complejas y pueden llegar a presentar enfermedades importantes perjudicando así su funcionamiento. Las infecciones del oído pueden ser muy dolorosas y llegar a afectar tanto en la audición como en el equilibrio.

La oreja ha sido una de las partes del cuerpo más modificada por medio de la cría selectiva. Actualmente hay tantos tipo de orejas como razas caninas.

Aunque el conducto auditivo de los perros es largo y está protegido de los distintos elementos externos que pudiesen penetrar en él, están expuestos a enfermedades derivadas de bacterias y hongos por ser un lugar cálido y húmedo a la vez.

Si a esto sumas que la oreja ha sido una de las partes del cuerpo más modificada por medio de la cría selectiva. Actualmente hay tantos tipo de orejas como razas caninas.

Muchas razas tienen orejas caídas, que dificultan aún más la ventilación de las mismas, hace imprescindible una higiene periódica y una inspección ótica frecuente.

¿Cómo realizamos una limpieza correcta del oído?

Para realizar una limpieza correcta del oído de nuestra mascota vamos a seguir los siguientes pasos:

1.- Debemos buscar un producto de limpieza específico para nuestro animal, existen gran cantidad de ellos en el mercado. Como por ejemplo Oti-care de Paravet es un producto sin alcohol, con eucalipto para evitar malos olores y que deshace la cera existente en el oído de tu perro o gato.

2.-Tomamos la oreja de nuestro perro y la estiramos con firmeza lo más posible, esto lo hacemos para suavizar lo más posible el ángulo del conducto que antes comentábamos, así intentamos que el líquido de limpieza llegue lo más adentro posible.

La utilización de guantes no es obligatoria, pero sí aconsejable. De todas maneras debemos realizar la limpieza con las manos limpias.

3.- Cogemos el limpiador y lo calentamos un momento entre nuestra manos, no buscamos que esté caliente, lo que pretendemos es igualar la temperatura del líquido lo más posible a la temperatura corporal de nuestro perro para que no sea un contraste desagradable.

Introducimos la boquilla del limpiador y realizamos dos pulsaciones, después seguimos sujetando la oreja mientras le hacemos un masaje en la base de la misma, es muy posible que oigamos el ruido del líquido dentro del conducto.

Dejamos actuar el producto unos minutos, para que ablande la cera del conducto.

4.- Tomamos unas gasas e introducimos nuestro dedo por el conducto lo más profundo que podamos, por la propia fisiología del oído es imposible que lleguemos a tocar ninguna parte delicada del oído. En este paso el perro no debe experimentar dolor, es más, muchos de ellos lo que sienten son cosquilleo.

 Según la suciedad que veamos que sale en la gasa podemos volver a repetir con una gasa limpia.

Es importante no utilizar cualquier paño que tengamos en casa, ya que lo que buscamos es limpiar el oído para evitar infecciones y no introducir nosotros las bacterias en el oído.

Con las gasas y el sobrante del producto podemos limpiar también la zona externa de la oreja, que normalmente puede presentar también suciedad o cera en los pliegues. Siendo más común en las razas de orejas bajas, como cocker, basset…etc

5.- Realizamos los mismos pasos en el otro oído.

Mientras limpiamos el oído a nuestro perro hay ciertos comportamiento que podemos considerar normales, gran cantidad de animales mueven de manera refleja una de las patas traseras a gran velocidad, y otros muchos producen un sonido como un  murmullo que no debe confundirse con un quejido, ya que es más bien un sonido de gusto.

¿Nos ayudas con los siguientes videos?. ¿Qué tema te preocupan o te gustaría que tratásemos?.

Nacho Pereira

Especialista en Mascotas y Alimentación Deportiva

Si tienes alguna pregunta o duda sobre como limpiar correctamente las orejas de tu mascota o hay algún tema sobre tu mascota que sea de tu interés no dudes en contactar con nosotros e intentaremos ayudarte.

 

Hace un año que empezamos esta aventura.
Echando la vista atrás nos llevamos muchas cosas buenas…nuevos amigos, gente que te ayuda a superar baches, grandes profesores, el agradecimiento de nuestros clientes, sorpresas, notas escritas desde el cariño y muchas muchas lagrimas de alegría.
No podemos olvidarnos de dar las gracias al equipo de Pupulart por estar día tras días poniendo cuerpo a nuestras ideas.
Y por último quiero agradecer a todo mi EQUIPO por acompañarme en todas mis aventuras y compartir risas, penas y alegrías.
Muchísimas gracias a TODOS nuestros clientes Rego Lodos por estar al otro lado, sin vosotros nuestro sueño no habría sido posible.

Conocemos comunmente a la hipertermia como golpe de calor. Es una subida tan grande de la temperatura corporal que llega a colapsar las funciones fisiológicas. Los perros y los gatos son mucho más sensibles al calor que nosotros, ya que tienen más dificultades para bajar su temperatura corporal. En apenas diez minutos nuestra mascota puede llegar a morir, y en mucho menos sufrir daños irreversibles, cuanto más mayor sea nuestra mascota más sensible será a sufrir daños.
Los mamíferos tenemos un buen sistema autorregulador de la temperatura corporal, pero en temperaturas extremas resulta insuficiente, la temperatura corporal para un perro ronda los 39 grados centígrados, una vez se sobrepasa esta temperatura comienzan a producirse fallos consecutivamente; problemas vasculares, hemorragias, edema cerebral…
Los golpes de calor suelen suceder en los días calurosos o en alguno no tan caluroso pero que ha sido precedido por estos, las reservas de azúcares y sales de nuestra mascota se agotan y al no poder reponerlas comienza el proceso de deterioro.
El aliado numero uno para la hipertermia es el coche, en un día normal de 30 grados y con no mucha humedad la temperatura dentro puede aumentar en 0,7 grados por minuto. A manera de ejemplo, si llegamos con nuestro perro a un aparcamiento en centro comercial con el climatizador puesto a 22 grados y aparcamos cinco minutitos para hacer un “recadito” rápido, al volver nos lo encontraremos a casi 30 grados, pero si nos encontramos con alguien dentro y nos despistamos, o si hay cola en la caja y tardamos unos 20 minutos, cuando volvamos ya estariamos a unos 37 grados, en media hora podria llegar a alcanzar los 49 grados.
La costumbre de dejar el coche a la sombra y con las ventanillas un poco bajadas no es más que conseguir alargar la agonia del animal unos minutos.
Los sintomas de golpe de calor comienzan a manifestarse cuando la temperatura interior es de unos 42 grados, los más reconocibles son:
– Astenia: falta de ganas de moverse
– Temblores
– Respiración muy rapida
– Salivación
– Piel azulada, por la falta de oxigenación
– Alteración del color de las encías
– Tambaleos
Lo que debemos hacer para evitar llegar a experimentar estos sintomas es de sentido común y al alcance de todos:
– Siempre disponer de agua fresca y limpia
– Estar en un espacio amplio y ventilado
– Tener una zona amplia de sombra
– Darle de comer a primera o a última hora del día
– Evitar que haga ejercicio
– No dejarlo nunca en un vehículo aparcado
Tienes alguna duda sobre tu mascota?

Nacho Pereira López
Auxiliar Fcia. Rego Lodos
Adiestrador Canino capacitado por la Xunta de Galicia

A partir de la primavera y durante todo el verano, en nuestro entorno comienzan a florecer los campos y parques y empiezan a crecer las llamadas “espigas”. Cuando éstas se cortan de forma mecánica o se secan, se desprenden las semillas, de forma que cuando paseamos con nuestros perros o se restriegan encima de ellas, éstas se pueden introducir en diferentes orificios: nariz, ojos, oídos, incluso a través de la piel, convirtiéndose en uno de los principales enemigos de nuestra mascota en esta época.

Las zonas más susceptibles de encontrar las espigas son oídos, boca, nariz, prepucio, vulva, espacios interdigitales, pliegues de la piel, etc
Como las espigas tienen forma de flecha, lo que hacen es avanzar y nunca retroceden debido a que se abren a modo de paraguas, por lo que una vez que se clavan y penetran en la piel pueden llegar a recorrer varios centímetros, por ejemplo, penetrar por el espacio interdigital y sacarlo a nivel del carpo, a varios centímetros del punto de entrada.
La presencia de cualquier cuerpo extraño en el organismo provoca un malestar importante al animal, que si no se soluciona en las primeras horas se puede llegar a desarrollar patologías graves, como la perforación ocular con infección, abscesos en los puntos de entrada (boca, espacios interdigitales,…) provocando en muchas ocasiones la necesidad de extraer la espiga por medio de sedación, o incluso cirugía.

Los síntomas aparecen de repente y casi siempre después de un paseo por zonas con este tipo de vegetación.
OÍDO:
Veremos que nuestra mascota agita la cabeza bruscamente, no cesa de rascarse, mostrará dolor al tocarle la oreja e incluso puede quejarse por medio del lloriqueo. Si nos encontramos en esta situación hay que acudir al veterinario enseguida, porque cuanto más tiempo pase, más dolorido estará el animal y más profundamente encontraremos la espiga, por lo que habrá más riesgo de tener después una otitis e incluso en ocasiones una perforación del tímpano.
OJO:

Cuando las espigas se introducen en los ojos, se quedan alojadas dentro del párpado o bajo el tercer párpado. Notaremos que el animal tiene el ojo medio cerrado e inflamado, con secreción amarillo-verdosa, malestar, se frotaran con las patitas el ojo afectado, e incluso provocar una úlcera corneal. No dejará que le toquemos por el dolor que les origina. Para explorar el ojo y quitar una espiga puede ser suficiente usar un colirio anestésico, pero a puede no se suficinete y tener que sedar a la mascota.

BOCA:
Percibiremos en nuestra mascota chasquidos, babeo y en ocasiones sangrado, pudiendo llegar incluso a no querer comer por malestar y dolor que le provoca la espiga. También puede darse el caso en el que la espiga alojada en la boca sea tragada, lo que puede dar lugar a su posterior alojamiento en pulmón con lo que la complicación del caso es mucho mayor.
NARIZ:

Veremos estornudos repentinos fuertes y constantes, en consecuencia puede haber presencia de sangre. Intentará frotarse el hocico con las patas. Puede ocurrir que lo que haya provocado esta irritación haya sido expulsado, pero debemos tener presente que en el caso de que este alojada en los orificios nasales reviste de importancia en cuanto a tiempo de permanencia, ya que la continua inspiración provoca la penetración cada vez mayor de la espiga y en ocasiones se hace imposible retirarla y empeoran los síntomas. Recordad que este tipo de exploración no es nada sencilla, por lo que se requiere la sedación del animal que facilite la visualización de la espiga y su posterior extracción.

ESPIGAS INTERDIGITALES:
Son muy frecuentes. Veremos un lamido insistente de la/s extremidad/es, rubor, inflamación en la zona y cojera. El problema es que si los dueños no le dan importancia y no acuden rápidamente al veterinario,  dejan pasar el tiempo y la espiga estará profundamente clavada con lo que sólo veremos un absceso más o menos voluminoso. Lo que habrá que hacer entonces es abrir la lesión e intentar quitar la espiga con unas pinzas, lo cual no siempre es fácil.
Dado que la manipulación es dolorosa, necesitaremos sedar al animal para su menor sufrimiento y nuestra mejor manipulación.
PLIEGUES DE LA PIEL:
En otras ocasiones las espigas se podrían clavar en la piel con posibles migración a otras zonas del cuerpo, provocando abscesos recurrentes que pueden tardar meses en ser controlados.Por todo ello y a modo de resumen, una vez localizada la espiga o el punto de entrada, acudir lo antes posible al veterinario que valorará las opciones que hay para sacar la espiga, teniendo que llegar en la mayoría de las ocasiones a la sedación completa del animal para llevar a cabo una extracción satisfactoria.Después siempre será necesaria una terapia antibiótica para curar las lesiones secundarias que produjo la espiga.
Y por último, en época de espigas os aconsejamos una buena exploración del animal después de un paseo por el campo, sobre todo en las zonas más problemáticas (orejas, patas,…) para detectar la presencia de espigas que tan malas consecuencias pueden traer.
Ángel Romasanta
Doctor en Veterinaria
Hospital Veterinario Aceña de Olga
Compartir la vida con niños y perros bajo el mismo techo es complicado, eso os lo puedo asegurar yo que entre bichillos de 2 y 4 patas hecemos una gran familia.
El otro día después de nuestra caminata campestre diaria, nada más cruzar el umbral de la casa mis hijos comenzaron a gritar paralizados por el terror
-¡Flora tiene una araña chupasangres en la nariz, se va a morir!
El caos se apoderó de la casa, los niños llorando y gritando, la perra saltando y nosotros intentando poner orden a la situación. ¡Todo un espectáculo!.
En esta época con el calor y la humedad es normal que pueda haber garrapatas. Los perros las atrapan directamente del suelo o la vegetación.
Las garrapatas son vectores transmisores de enfermedades muy graves para nuestras mascotas e incluso para nosotros, por lo que debemos ser cuidadosos, proteger a nuestros perros y revisarlos periódicamente.
Las garrapatas sólo producen daño si pican y se prenden en el hospedador. Son transmisores de muchas enfermedades: babesiosis, borreliosis, ehrlichiosis, hepazoonosis, etc.
Los síntomas clínicos son difíciles de diagnosticar en las fases iniciales: fiebre alta, inapetencia, pérdida de peso, diarrea, vómitos, inflamaciones articulares con parálisis, síntomas neurológicos, coloración parda de la orina…
¿Has encontrado una garrapata en tu perro?
En primer lugar, arrancar la garrapata está contraindicado, lo único que hacemos es eliminar parte del cuerpo y el resto se queda todavía adherido al perro, pudiendo provocar infecciones.
Lo ideal es usar pinzas especiales para la extracción del parásito que se pueden adquirir en clínicas veterinarias o centros especializados.
¿Cómo puedo proteger a mi mascota?
Lo ideal es utilizar pipetas tipo Spot ON, collares o champús con antiparasitarios químicos y reponerlos regularmente.
Y finalmente y para tranquilidad de todos nuestros lectores, el caso de “La Garrapata Asesina” tuvo un desenlace feliz. Flora tuvo la suerte de que todo quedara en un susto.
Y tú, ¿que métodos usos para proteger a tu perro?
Nacho Pereira López
Adiestrador Canino & Auxiliar Fcia Rego Lodos